Estás aquí: Inicio | Guías | Factores que alteran el sonido

Factores que alteran el sonido

Sonar mejor es, al final, conseguir ese tono con el que nos oímos en nuestra cabeza, en nuestra imaginación, o como suena ese artista al que nos gustaría parecernos… ¡aunque solo sea un poco! Ya estés buscando imitar el tono de tu guitarrista favorito, o alcanzar uno propio que te defina, en Tonifícate queremos darte las claves para conseguirlo. Para empezar, hagamos ese breve recorrido prometido por las variables de las que hablábamos en la entrega anterior (las que afectan al tono final), y en las que entraremos en profundidad en las que seguirán. Las agruparemos en las tres áreas principales que dan forma al sonido final de un guitarrista:

La Guitarra.

Gibson: Les Paul Studio Baritone - HoneyburstParece obvio, ¿verdad? Según el tipo de guitarra que elijamos, con toda seguridad sonaremos de una forma u otra. Pero la cosa en realidad va algo más allá: para empezar,  no se trata solo del tipo elegido de guitarra, sino de la guitarra concreta en particular. Dentro de un mismo modelo, cada “individuo” tendrá sus propias características tonales por cuestiones de fabricación, de acabado, de selección de maderas, etc. (de ahí esa eterna recomendación de probar el instrumento que quieres comprar).

No obstante, sí es posible establecer unas reglas generales, y conviene tener claro qué elementos afectan a nuestro tono en el sector “guitarra”. La respuesta rápida es todo. Pero como queremos ofreceros algo más que lo que todo el mundo os viene diciendo, intentemos hacer una pequeña lista:

-    La madera: tanto la que compone el cuerpo de la guitarra (caoba, arce, etc.) como la que se utiliza para construir el mástil y el diapasón (palisandro, ébano…), cada una tiene unas características de densidad y porosidad que la hacen transmitir las vibraciones de nuestras cuerdas de distintas formas, y de su elección dependerá el carácter general de nuestro sonido.
-    Las cuerdas: por supuesto, tanto el material del que estén formado como cuestiones como la tensión (afinación, escala de la guitarra…) afectan a nuestro sonido.
-    Las pastillas: donde realmente empieza la magia de la guitarra eléctrica, transformando la vibración de esas cuerdas en una señal eléctrica que iniciará el largo pero instantáneo viaje hasta el altavoz de nuestro ‘ampli’. Su composición y diseño tendrán un impacto vital en las características de nuestro tono
-    Trastes, afinadores, puente..: pero no todo termina en esos tres pilares del instrumento. El resto de partes, como iremos viendo, desde los afinadores al puente, pasando por los trastes, la cejilla, etc.; todo, hasta la púa elegida, tiene un impacto en cómo sonamos. Aunque la apreciación completa de estas sutilidades no tiene por qué estar al alcance de todos los oídos.
-    La electrónica: lo mismo podemos decir del resto de los componentes electrónicos más allá de las pastillas. Los potenciómetros, por ejemplo. Su calidad y cualidades afectan sin duda al ese sonido final que, tras vibrar, resonar en la madera y electrificarse en las pastillas acaba saliendo por el jack hacia nuestro amplificador.

Efectos y cables:
Aún a riesgo de repetirme, insisto: una cosa que debería tener clara todo guitarrista es que ese sonido que acaba saliendo del altavoz del amplificador es, a fin de cuentas, el fruto de todo un proceso eléctrico que comienza con la vibración de una cuerda. Por eso, es importante entender una regla básica en este segundo sector de la fabricación del tono: el cable, y cualquier aparato por el que pasa tu sonido, afecta a tu tono.

Otro principio básico dice que a mayor cantidad de cable, mayor pérdida de tono (por cuestiones técnicas en las que entraremos más adelante en Tonifícate). Del mismo modo, a más pedales, más posibilidades de pérdidas o de que éstos, por su construcción, afecten al sonido final. En cuanto a la construcción de éstos, habrás leído (y entraremos en detalle) sobre si son true-bypass o no, si tienen un buffer, o no… si colorean, o no. Y luego está el tema del orden en que se coloca cada tipo de pedal, según sean distorsionadores, overdrives, moduladores, delays, etc. En Tonifícate iremos entrando en detalle en estos aspectos y descubriremos que en esto del tono, mejor no tiene por qué significar necesariamente… “mejor”.

El Amplificador:

Amplificador GA40RVT

Muchas de las reglas que acabamos de mencionar se aplican también a la última etapa de la creación del tono: el amplificador. Éste se compone, a grandes rasgos, de dos estadios principales: el amplificador en sí (que puede ir del diseño más básico a verdades catedrales de ingeniería electrónica) y el altavoz que finalmente transforma toda esa corriente eléctrica que comenzó en las pastillas de la guitarra en algo audible. De nuevo, varios elementos afectan al resultado final:

-    Componentes: condensadores de capacidad, resistencias, transistores, transformadores… dentro de un amplificador, sea de válvulas o transistores, hay una enorme cantidad de pequeños componentes que aportan su granito de arena al tono final y que, según el caso, pueden ser absolutamente vitales.

-    Válvulas: en el caso de amplificadores de válvulas, éstas pueden ser de tipos muy diferentes y con características propias. Por un lado están las de preamplificación (las célebres 12AX7, pero también 12AT7, 12AU7…), y, por otro, las de potencia, entre las que la diversidad es aún mayor si cabe, y que en muchos casos han venido definiendo el sonido de géneros enteros: EL34, 6L6, EL84… cada tipo de válvula responde a unas características que conviene experimentar. Sin olvidar, en cualquier caso, las válvulas de rectificación…

-    Diseño y extras: ¿tiene tremolo el amplificador? ¿incluye efectos? ¿tiene máster de volumen? ¿reverb? Las respuestas a estas preguntas también son importantes para el tono: hay quienes no quieren ni acercarse a un amplificador con máster, por cómo perciben que afecta al tono final del propio ampli.

-    Altavoz: La etapa final, tras una serie de procesos en el interior del amplificador, es la transformación de la corriente eléctrica que es nuestro sonido en, de nuevo, vibraciones y ondas de sonido. El altavoz elegido (composición, fabricación, tamaño) y el tipo de armario en que se aloja (tipo de madera, si es cerrado o abierto, estéreo o mono, de un solo altavoz o varios, etc.) será el toque final, la guinda, a ese tono al que hemos venido dado forma desde que aporreamos, algunos párrafos atrás, las cuerdas de nuestra guitarra.

Resulta un poco abrumador, ¿verdad? Esperamos, por tanto, que en Tonifícate encuentres muchas de las respuestas que buscas, y tras leernos entiendas un poco mejor cómo funciona esto del tono. Y si ya lo tienes más o menos claro, esperamos al menos descubrirte algún truco o algún dato que te ayude en la siempre interminable búsqueda del tono. Es decir, de El Tono. Si lo conseguimos, habrá merecido la pena este viaje que iniciamos ya por los entresijos del sonido, la guitarra y la amplificación.

Raúl Barrantes
gibson.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>